No se ha demostrado ni un solo caso de transmisión a través de animales domésticos. La razón es que el virus del VIH no se reproduce activamente en los animales y por lo tanto es imposible su transmisión