El virus del sida fuera del organismo es muy débil y se inactiva con facilidad, pierde enseguida su capacidad infectante y es incapaz de reproducirse