Uno de los fluidos corporales que suele suscitar dudas en cuanto a su capacidad de transmisión es el líquido preseminal. No existe ningún caso documentado de transmisión de VIH por líquido preseminal, siempre hay implicado semen.