Es el tiempo que tarda nuestro organismo en crear anticuerpos para el VIH. Antes de hacer la prueba de detección de anticuerpos para el VIH hay que esperar un mínimo de tres meses (periodo ventana) desde la última práctica de riesgo, de lo contrario tendríamos un resultado de falso negativo