Reproducción segura

El derecho a procrear es un derecho de todo individuo. Los sanitarios deben ofrecer la información y gestión necesaria para ejercer este derecho en igualdad de condiciones, independientemente del estado serológico.

Las técnicas de reproducción humana asistida han demostrado ser útiles, seguras y eficaces para las personas con VIH en casos de diagnóstico de infertilidad o indicación clínica y para evitar la transmisión del VIH. Por esta razón, el Sistema Nacional de Salud incluye estas técnicas dentro de la cartera de servicios comunes cuya prestación debe hacerse en condiciones de igualdad efectiva, con el fin de proporcionar una atención integral a la salud de las personas.

Por otro lado, la Ley Técnicas de Reproducción Humana Asistida señala que debe garantizarse que las personas con discapacidad, entre las que se encuentran las personas con VIH, no sean discriminadas por razón de discapacidad en el acceso y utilización de estas técnicas de reproducción asistida.

Miguel Ángel Ramiro, profesor de la Universidad Carlos III, a petición de CESIDA (Coordinadora Estatal del VIH-Sida), elaboró un informe jurídico sobre el acceso a las técnicas de reproducción asistida de las personas con VIH. Este documento sustenta jurídicamente que el estado serológico no puede ser considerado un argumento de exclusión válido en el acceso a técnicas de reproducción asistida. Si se produjese tal exclusión, el informe destaca que las personas con VIH podrían reclamar su derecho mediante una serie de recursos, primero, ante la Administración y, posteriormente, ante los Jueces y Tribunales, con el fin de obtener su satisfacción

Documentos Relacionados

El lavado de semen o de esperma es un proceso adaptado a las parejas que desean tener un hijo teniendo el hombre la infección por VIH y la mujer no. El proceso reduce el riesgo de transmisión del VIH tanto a la madre como al/la futuro/a hijo/a. El lavado de semen parte de la premisa de que el virus se encuentra en el fluido seminal y no en el espermatozoide propiamente dicho. La técnica consiste en separar el espermatozoide del fluido seminal. El esperma es entonces utilizado para la inseminación de la mujer cuando está ovulando y es más susceptible de quedarse embarazada por inseminación intrauterina o fecundación in vitro. Esta técnica fue usada por primera vez en Milán. Actualmente se utiliza en toda Europa y, hasta la fecha, más de mil mujeres han empleado dicha técnica con esperma lavado. Ninguna de las mujeres y ninguno de los hijos han…
El deseo de un embarazo no es diferente en la mujer seropositiva que en la que no lo es. El riesgo de transmisión madre-hijo del VIH en una mujer con control de la enfermedad es como máximo del 1% al 2%. Las mujeres con estabilidad inmunitaria y virológica, con medicación antirretroviral efectiva, pueden optar por una gestación con un riesgo mínimo. En estos casos, si el hombre no está infectado, se puede aconsejar autoinseminación o el vaciado del preservativo en la vagina. Cuando la pareja no consigue una gestación espontánea o requiere técnicas de reproducción asistida, se pueden iniciar los trámites para acceder al tratamiento de fertilidad necesario. El Centro que lo realice debe contar, por imperativo legal, con Laboratorio de Riesgo Biológico. En el caso de Asturias, la Unidad de Fertilidad del Hospital Universitario de Oviedo, no cuenta con dicho laboratorio, pero pueden y nos consta que lo han…
Las recomendaciones de GESIDA (Grupo Español de Expertos en Sida), en el contexto de las parejas seroconcordantes que desean tener hijos, contemplan la posibilidad de las relaciones sexuales sin protección. Este caso estaría sobre todo dirigido a parejas con un riesgo bajo de reinfección: es decir ambos miembros están tomando tratamiento antirretroviral eficaz, tienen controlada su infección por VIH, y no tienen ninguna otra infección de transmisión sexual en el momento de la reproducción.